Oración a San José

La historia relata que José fue heredero del Rey David; vivió en Nazaret trabajando como carpintero y por ser el esposo de María, era el padre putativo de Jesús.

Para el cristianismo José simboliza la honestidad, el amor al trabajo y la fe inalterable en Dios.

Su vida está relatada en los Santos Evangelios, en los libros de San Lucas y San Mateo.

Oración a San José

Oración a San José

¿Quien fue San José?

Antes de convivir con María, José conoció que la joven había engendrado un hijo. Los evangelios dicen que “como era verdaderamente bueno y no quería delatarla, decidió repudiarla secretamente”. En ese momento, un ángel se le apareció en sueños y le manifestó que ese niño era obra del Espíritu Santo.

Jesús nació en Belén. Después del nacimiento; José recibió nuevamente la visita del ángel y ante su revelación; condujo a María y a Jesús hasta Egipto para huir de la furia de Herodes el Grande; el rey de Judea. Cuando muere el monarca, por una nueva revelación del ángel, José regresó a su país; estableciéndose con su familia en Nazaret de Galilea por temor al sucesor de Herodes y continuó ejerciendo su oficio de carpintero.

El evangelio de San Lucas menciona a José por última vez en el episodio en el que Jesús desapareció durante una visita a Jerusalén y fue encontrado por sus padres en el templo. Si bien no hay registros claros sobre la muerte de José, a través de la narración evangélica se desprende que fue antes de que Jesús comenzara su vida pública.

Oración a San José

La invocación a José de Nazaret se inició en las comunidades egipcias cristianas antes del siglo V y su culto llegó a Occidente durante la Edad Media. En el siglo XIV una orden mendicante llamada los servitas, comenzaron a conmemorar el diecinueve de marzo como la fecha de la muerte de San José.

Siglos después, el papa Sixto IV y Santa Teresa de Jesús continuaron con esta mística.

A fines del siglo XIX, el papa Pío IX lo proclamó patrono de la Iglesia universal y fue Pío XII, quien casi cien años después, creó la fiesta de San José Obrero el uno de mayo.

Se lo invoca también como patrono de los carpinteros y de los moribundos.

Los fieles le ruegan a San José realizando novenas o sosteniendo la oración treinta días para que les conceda lo que desean o necesitan.